MENÚ
Hacia el cambio del paradigma global

Hacia el cambio del paradigma global, ¡la transformación total!

En el anterior artículo tratábamos sobre cómo se conforman los paradigmas en general, desde el punto de vista psicológico de las creencias y de los patrones mentales.

Vamos a tratar ahora cual es el concepto de “cambio de paradigma global” que manejamos actualmente en Cometa y su correlación con la generación directa de la Innovación creativa y transformadora que demanda el actual entorno socio-económico.

Un paradigma es un modelo en el que las personas y las organizaciones sociales se basan para desarrollar su construcción imaginaria y pragmática del mundo que habitan.

Se constituye fundamentalmente de un conjunto de teorías, comúnmente aceptadas, sobre las que se tratan de resolver los problemas y avanzar en el conocimiento del entorno. Se puede decir que un paradigma es una forma percibir, de procesar y de entender el mundo.

Los paradigmas se pueden catalogar por tipos (por ejemplo: conductista, constructivista, cognitivo, interpretativo, etc.).

En Cometa lo abordamos en global para ser más eficaces a la hora de abordar sistemas complejos.

El actual paradigma: llamémosle  “copernicano”

“Saber es poder”  Francis Bacon

Actualmente se podría decir que el paradigma global que domina la mente de la personas es el que surgió de la Teoría Heliocéntrica del sistema solar formulada por Nicolás Copérnico en el siglo XV, y posteriormente desarrollada por Johannes Kepler en el XVI (aunque Aristarco de Samos, año 310-230 a.C., ya lo promulgó en la antigua Grecia).

Antes de la formulación de esta Teoría, el ser humano vivía convencido que la Tierra era el centro estático del Universo, de que alrededor de ella giraban el resto de los planetas y astros conocidos y de que no podíamos tener acceso al conocimiento de lo gobernado por los Dioses.

Sin embargo, el paradigma global anterior a Copérnico, ampliamente aceptado por la intelectualidad y la ciencia de las diferentes épocas, resultó definitivamente equivocado conforme a una realidad empírica ampliada. Ya que es la tierra la que orbita el sol y rota sobre sí misma, formando parte de una constelación que viaja por el espacio a gran velocidad.

Pues bien, a partir de esa nueva visión del cosmos la consciencia de los seres humanos con respecto a su posición y misión en el Universo cambió radicalmente, dando paso a una autoconcepción mucho más poderosa del ser humano a través del desarrollo de la Razón. Sobre la base de la cual está destinado a conocer todos los misterios de la Creación, y a poder manejarlos y controlarlos. A ser testigo de la divinidad natural. A co-crear. Convirtiéndose así, ilusoriamente, en un semidios separado del resto del gran ecosistema al que, en realidad, pertenece y del cual depende íntimamente para existir.

“El pleno Sol iluminó mis maravillosas especulaciones, nada me detiene. Ya he empezado a escribir mi libro, que se lea ahora o en la posteridad. No importa. Dios mismo ha esperado seis mil años un testigo” Johannes Kepler

A partir de ese nuevo paradigma surgió pensamiento moderno, basado en la razón extrema (Darwin, Newton, Descartes. Galileo, Einstein, Planck, Bacon, Schopenhauer, Nietzsche, etc.) lo que ha conducido al humano moderno a su actual estado evolutivo (burdamente simplificado).

“La Energía es la única Vida y emana del Cuerpo. La Razón es el confín o circunferencia exterior de la Energía”. William Blake

“De la vida inmensa en la pasión, en la elasticidad, en la fuerza, Alegre, para la más libre acción formado según las leyes divinas, Canto al Hombre Moderno”. Walt Whitman

Pues bien, este paradigma mental, tan poderoso, ha generado unos cambios en el ecosistema natural del planeta y en las estructuras socio-económicas y culturales de los seres humanos de una magnitud tan enorme y desequilibrada, y en tampoco tiempo,  que está causando devastadores daños globales que comprometen seriamente la viabilidad de nuestra especie.

El necesario nuevo paradigma evolutivo

“Un cambio de paradigma ocurre cuando surgen problemas dentro del paradigma imperante que solo pueden solucionarse desde fuera de él”. Marilee Goldberg

A la vista de los acontecimientos actuales y de los datos empíricos disponibles parece indiscutible la imperiosa necesidad de un nuevo paradigma global consistente en un cambio profundo de los modelos en los que nos basamos para interpretar el mundo, de los propósitos y principios que seguimos, que queremos hacer y cómo, de las teorías sobre cuales manejar las realidades objetivas que nos rodean, de las leyes que explican los condicionamientos del entorno y  de las premisas metodológicas  que empleamos para acercarnos a la verdad práctica de la realidad que nos concierne como seres humanos.

“No se puede solucionar un problema desde el mismo paradigma mental en el que se generó“ Albert Einstein

En definitiva, se impone renovar los patrones cerebrales con los que nuestra mente personal y social interpreta el mundo. Para así generar respuestas adaptativamente eficaces para sobrevivir y evolucionar de una manera sostenible.

 “Las mentes son simplemente lo que los cerebros hacen” Marvin Minsky, The Society of Mind

Y para Cometa, éste es el Propósito fundamental de su misión. El servir de facilitadores del cambio de patrones, empezando por lo personal y continuando con lo organizacional y socio-económico. Es lo que llamamos creación de Consciencia Ampliada.

“El problema del conocimiento del ser humano no es rebatir y destruir las opiniones contrarias, sino incluirlas en una estructura teórica más amplia”. Becker, E (2003)

Concretamente, atendiendo a los datos científicos existentes, entendemos que el nuevo paradigma necesario debe atender principalmente a estos aspectos:

  • A la necesidad imperiosa e incuestionable de la conservación y regeneración del ecosistema natural del planeta, del que solo somos una parte y del que depende absolutamente nuestro futuro como especie. Hay datos sólidos que indican que el calentamiento global del planeta, de seguir su actual progresión, será tal, que las principales zonas geográficas que ahora ocupamos serán inhabitables en 2050. No podemos consumir tanta energía, ni generar tanto CO2, ni contaminar como lo hacemos ahora. debiéndose abordar, también, en consecuencia, el problema del aumento exponencial de la demografía humana y su concentración en grandes ciudades.
  • A la cocreación de una nueva manera de interpretar la realidad que nos afecta, a corto, medio y largo espacio-tiempo. Una manera que elimine esa disgregación ilusoria entre el ser humano y el ecosistema global del planeta que la mente copernicana produce y que nos puede costar muy caro.
  • A la construcción de unas estructuras socio-económicas, materiales y financieras, que permitan dar un giro hacia una economía global colaborativa que genere riqueza a través de acciones organizacionales y empresariales dirigidas a la conservación del planeta en general y de nuestra especie en particular. Un capitalismo (entendido como gestión de recursos diversos) consciente. Que no genere desigualdades inaceptables y que persiga el bien común de todas las personas.
  • Al desarrollo de una capacidad de Innovación rápida, flexible, práctica y eficaz. Que cree respuestas satisfactorias a las demandas de un entorno complejo en continua transformación. Siempre sin perder el Propósito general de conservación del ecosistema orientado al bienestar global.
  • A una Creatividad fundamentada en ciencias y tecnologías modernas y avanzadas, fusionadas con una filosofía práctica, una psicología evolucionada de lo complejo, una ética evolutiva reguladora y una espiritualidad contemporánea.

¿Una utopía? Puede. Pero si no la perseguimos, seguro, tendremos un problema muy serio.

“La mejor manera de predecir el futuro es crearlo” Peter Drucker

En Cometa Gestión estamos dispuestos a poner nuestro granito de arena.  Creemos que los esfuerzos personales, financieros y empresariales que se van a desplegar para luchar contra la actual crisis socio-económica deberían orientarse desde este nuevo paradigma. Para crear, ¡desde ya!, ese nuevo orden socio-económico imprescindible. Evitando gastar recursos valiosos en un sistema absolutamente imposible de sostener, ni siquiera a corto plazo.

Se trata pues de Innovar creativamente, de manera auténtica y honesta, sin autoengaños.

¿Y tú, que piensas?

“Ninguno de nosotros está tan preparado como todos juntos”

Dicho japones.

Sin comentarios

Escribe un comentario