MENÚ

Ideologías, creencias y fanatismo

Estos aspectos cobran especial relevancia en tiempos de fuertes cambios sociopolíticos, como es el momento actual. Desde la perspectiva del entrenamiento mental orientando a la ampliación de consciencia,  objetivo principal de Cometa, consideramos importante aclarar.

Para ello, siguiendo nuestra línea de actuación, tomaremos como referencia el libro titulado “El pensamiento dualista”, escrito por D. Francisco J. Rubia, licenciado en medicina y catedrático emérito de la Facultad de Medicina de la UCM. Obra ésta que contiene un sinfín de referencias de múltiples investigadores y pensadores de gran relevancia, por lo que su valor en la aportación de conocimiento valido es enorme.

creencias y fanatismo

D. Francisco J. Rubia aporta la siguiente definición de Pensamiento Dualista: Es el que analiza el mundo en términos antitéticos u opuestos (blanco/negro; luz/oscuridad; cuerpo/alma; cerebro/mente; etc.) Es una manera de pensar muy extendida y característica de las ideologías, así como del fanatismo.

Siguiendo con esta idea, la división en contrarios es fruto del pensamiento dual y viceversa, lo que significa que vemos el mundo con ese condicionante, aunque la realidad exterior no tiene por qué ser necesariamente dualista, y de hecho no lo es.

No obstante, bastantes estudios sólidos apuntan a que este tipo de pensamiento conforma una especie de estructura basal de la que parte el pensamiento humano. Modo este que ha sido seleccionado por la evolución natural de la Especie dada su eficacia para la supervivencia, ya que da respuestas rápidas a los retos que plantea un entorno hostil y cambiante. Observándose que está presente en casi todas las razas y culturas, independientemente de que hayan estado o no conectadas entre sí. De manera que:

Nuestro mundo es el mundo de los opuestos. Existe la luz y la sombra, el calor y el frío, el bien y el mal, Dios y el Diablo. La concepción dualista de la naturaleza ha sido una fase necesaria en la evolución del pensamiento humano.”
Paul Carus

Ideologías

En las Ideologías el pensamiento dual se manifiesta de manera radical, estableciendo opuestos irreconciliables, que pueden llevar incluso a la eliminación del adversario (¿les suena?). Resultando que esta visión se complica porque:

“El espíritu humano no recibe con claridad la luz de las cosas, sino que mezcla a ella su voluntad y sus pasiones; así es como se hace una ciencia a su gusto, pues la verdad que más fácilmente admite el hombre es la que desea.”
Bacon

Así pues, se puede decir que, entre otras cosas, ideología es: una comunicación sistemáticamente deformada; un tipo de pensamiento motivado por intereses sociales; un pensamiento de identidad, una ilusión socialmente necesaria; un medio por el que los agentes sociales dan sentido a su mundo de manera consciente, un conjunto de creencias orientadas a la acción; una confusión fenoménica y lingüística; algo subjetivo, personal, intransferible en su esencia y generador de confusión y malos entendidos, tanto interpersonales como sociales.

Algunos pensadores consideran que la ideología es una forma alterada de la consciencia que se caracteriza por su rigidez, intransigencia y tendencia al fanatismo.

Teniendo lo anterior en cuenta, una ideología puede desembocar en una definición egocéntrica de un problema o punto de vista, una falsa identificación con el mismo, una falsa diferenciación y la exclusión de los sucesos históricos no conformes (¿les suena?).

Creencias

Con respecto a las Creencias, muy relacionadas con las ideologías, cabe señalar que estas últimas aceptan sin más a las primeras, por absurdas que sean.

El diccionario Español define las creencias como: El completo crédito que se presta a un hecho o noticia como seguros o ciertos. Y el de Oxford las define como: La aceptación de que algo existe o es verdadero, especialmente sin pruebas.

Estas citas pueden dar una idea sobre el significado y la importancia de las creencias:

“El corazón del hombre necesita creer en algo, y cree mentiras cuando no encuentra verdades que creer.”
Larra

“La ignorancia de las causas reales dispone a la credulidad, hasta creer a menudo en cosas increíbles.”
Hobbes

“Tenemos ideas, pero somos nuestras creencias.”
Ortega y Gasset

“Para el que cree, no es necesaria explicación; para el que no cree toda explicación sobra.”
Werfel

“Las creencias son algo maravilloso: no solo pueden mover montañas, sino convencer al creyente de que un arenque es un caballo de carreras.” Koestler

Considerando lo expuesto, podemos darnos cuenta de que las creencias son tanto un recurso cognitivo-evolutivo eficiente y necesario, tanto a nivel personal como social, como un método de pensamiento que genera innumerables errores de interpretación de la realidad empírica y conflictos personales y sociales de todo tipo.

Por lo que, desde el punto de vista del entrenamiento mental, y en aras de conseguir un óptimo diseño del mapa de la realidad en la que nos movamos se hace necesario el cuestionar y reformular las propias creencias con el fin de constatar si son verdaderas y, sobre todo, útiles. O si, por el contrario, no nos dejan ver lo necesario y nos limitan o conducen al fracaso.

Esta labor es ardua, ya que las algunas creencias forman parte de los constructos más profundos de nuestra personalidad y es arriesgado eliminarlas sin simultáneamente sustituirlas por otras más acertadas y eficaces. Cosa que hay que hacer con guía profesional.

Fanatismo

De las creencias pasamos a otro concepto íntimamente ligado a ellas, el Fanatismo.

Sobre este concepto daremos solo algunas citas, que consideramos son más que suficientes para entender el término y su problemática:

“Cicerón utilizó esta palabra como sinónimo de supersticioso o delirante.”

“Cuando el fanatismo ha gangrenado el cerebro, la enfermedad es casi incurable.”
Voltaire

“Es el deseo de validar una verdad en la sociedad, así como una actitud intolerante y sin compromiso hacia todos aquellos que no comparten la idea.”
Alar Kilp

“Un fanático es alguien que no puede cambiar su mente y no quiere cambiar de tema.” Churchil

En Cometa consideramos que El fanatismo es la muerte pensamiento crítico.

Sin comentarios

Escribe un comentario