MENÚ

La innovación, un enfoque según Cometa

Vamos a exponer un concepto de “innovación” algo diferente al usual.

Uniremos la Teoría U (www.cometagestion.es) con la visión de Luis Pérez Brea (director de equipos de innovación del Instituto Tecnológico de Massachusetts), relacionándolo también con un proyecto de innovación educativa facilitado por Cometa.

Luis Pérez Brea plantea la siguiente cuestión: ¿y si innovar no dependiese de la idea inicial, sino de lo que haces con ella después?

Y prosigue: “Lo que convierte algo en innovación es el resultado final, no es el principio, pero a ese resultado se llega haciendo algo”. Y “haciendo algo” pueden ocurrir más fallos que aciertos, claro, pero no se trata de fracasos sino de aprendizajes eficaces.

Desde este enfoque, el verdadero principio de la innovación es utilizar cosas que tenemos a nuestro alcance, que conocemos y sabemos manejar. Dándoles un uso nuevo, más evolucionado o radicalmente diferente. Así avanzamos rápido y disminuimos costes.

La innovación, vista así, no empieza en ningún caso sabiendo, o pretendiendo saber el resultado final del proceso, ni con ninguna idea realmente nueva. Esto es lo realmente chocante de este enfoque, que evita la necesidad de una idea genial para poder comenzar, ideas estas que, además, suelen chocar con varias preguntas bloqueantes: ¿qué hacer con ellas? ¿son las mejores?¿serán realmente innovadoras? ¿funcionarán?

Preguntas que son muy difíciles de responder y que pueden conducir a un bloqueo ejecutivo o a una falacia organizativa sustentada meramente en la ilusión o en un positivismo extremo y temerario.

Por lo tanto, desde este punto de vista, para innovar no es necesario tener una gran idea al principio, ni una idea realmente disruptiva. No es necesario “lanzar un sueño”, sino realmente crear y construir algo “simplemente” haciéndolo y empezando por lo que ya tenemos. Ante lo cual una buena pregunta que podemos hacernos al comenzar este tipo de procesos es:

¿Qué hay que hacer para que esta idea nos lleve a poder resolver el problema?

Una vez entendido este enfoque de la innovación podemos ver que este es precisamente el que propone la Teoría U (no en vano desarrollada en el MIT), en la que se fundamenta el Sistema Cometa.

la innovación

Pondremos un ejemplo al respecto

Durante el desarrollo de un proyecto educativo en el que partimos de la necesidad de implementar un código de comunicación que permita trasladar desde la docencia hacia los adolescentes un sistema de valores fundamentado en el respeto total a las personas y a las instalaciones que conforman el Centro Educativo proponemos las siguientes fases:

Primero, la puesta en juego por parte de los docentes de habilidades personales basadas en la escucha profunda y en la intención de mejorar, desmontar o anular estructuras de pensamiento que lleven a dar una respuesta al problema nada innovadora, repetitiva e ineficaz, o directamente al bloqueo.

Después introducimos información técnica en el sistema, nueva o ya conocida pero revisada, que facilite la construcción de nuevas perspectivas del asunto.

Desde este nuevo “lugar” común lanzamos al grupo a reanalizar el problema y proponer ideas teniendo en cuenta los medios y estructuras, tanto personales como materiales de los que ya disponemos, que incluso están funcionando a otros niveles o con otros objetivos, para adaptarlos y utilizarlos en aras del objetivo planteado.

Resultando al final que la idea de generar un código de comunicación, que necesitaría de profundos cambios en el Sistema, se transforma en la creación de un departamento formado y dirigido por los propios alumnos. Que sea capaz de integrarse sin conflicto en el Sistema y que sirva de sistema vehicular para introducir los valores cívicos que se persigue inculcar en el alumnado.

Lo cual se pasa de inmediato a la práctica para poder continuar, depurando y optimizando fallos de cara a una verdadera innovación que podría incluso generar un sistema de aprendizaje que fluya en todas las direcciones y que nutra a todas las partes que conforman el ecosistema educativo en cuestión, y que se pueda escalar.

la innovación

En conclusión, establecemos la necesidad, nos preguntamos ¿qué idea hay que desarrollar para resolver el problema?, procuramos su nacimiento, respetamos su desarrollo sin determinar su resultado y lo ponemos en marcha para poder detectar fallos y corregirlos, hasta la innovación.

Sin comentarios

Escribe un comentario